Regla de máscara de oxígeno para familiares y amigos

Adicciones
Cada vez que volamos, escuchamos que los asistentes de vuelo comparten alguna variación de la Regla de Máscara de Oxígeno:
“Si la cabina pierde presión, las máscaras de oxígeno caerán del área superior. Coloque la máscara sobre su propia boca y nariz antes de ayudar a los demás “.
¿Por qué dicen eso? ¿Qué podría estar mal con ayudar a los demás primero?
En el caso del avión, las máscaras de oxígeno se utilizan en situaciones donde el nivel de oxígeno ha bajado peligrosamente. Sin nuestra máscara de oxígeno, rápidamente perderemos la conciencia, por ello debemos ponernos nosotros la máscara para poder ayudar a otros.
Si alguien que amamos tiene una adicción que está creando problemas, es natural querer ser parte de la solución. Como resultado, podemos encontrarnos dedicando abundante energía a la adicción de varias maneras (educándonos sobre la adicción, tratando de mantener la paz con nuestro ser querido, preocupándonos por el futuro, tratando de influenciar a nuestro ser querido para abordar el problema). Podemos elegir hacer esto de manera voluntaria y amorosa … pero en muchos casos, nuestra elección puede tener un costo para nuestra propia salud física y mental.
Cuando “ayudar” (lo que sea que eso signifique en nuestra situación) parece dejar poco tiempo para cualquier otra cosa, el resultado suele ser “agotamiento”. Algunos sentimientos que pueden acompañar a “dar demasiado” son cansancio, frustración e ira, junto con sentirse ineficaz, indefenso o sin esperanza.
La terapia de comportamiento emotivo racional (REBT, por sus siglas en inglés) enseña que todos somos responsables de nuestra propia felicidad. Cuando nos encontramos en una situación en la que nuestra felicidad y salud se ve afectada por la adicción, es que debemos “ponernos nuestras máscaras-de-oxigeno”.
Para evitar el agotamiento, debemos gestionar nuestro autocuidado, siendo ésta una actividad clave para mantener nuestra felicidad, nuestra salud física y mental, sin los cuales no podremos ayudar a nuestro ser querido a superar la difícil tarea de salir de una adicción. Por ello se requiere que planifiquemos conscientemente nuestras actividades e incluir tiempo en nuestros días para atender nuestras propias necesidades y hacer de ese tiempo una prioridad. Si no lo hacemos, eventualmente no podremos cuidar a los demás.
¿Qué necesitamos realmente para mantener nuestra salud física y mental? Ejercicio, buena nutrición, tiempo solo, tiempo social, tiempo para esfuerzos creativos, atención médica y grupos de apoyo son solo algunas ideas a considerar. Es posible que nos hayamos acostumbrado tanto a “tratar con” la adicción o a tratar de “ayudar” a nuestro ser querido, que puede sentirse mal dar prioridad a nuestras propias necesidades, pero hacerlo es fundamental. Si no nos ocupamos de nosotros mismos, ¿quién lo hará?
Los aviones tienen sensores para proteger contra la falta de oxígeno. Afortunadamente, nosotros también: nuestros amigos, familiares y miembros del grupo de apoyo. Hacemos bien en prestar atención cuando escuchamos que otros nos recuerdan que debemos “cuidarlo primero” o que nos recuerden la Regla de la máscara de oxígeno. Están viendo señales de “falta de oxígeno” en nuestra vida, señales de que no nos hemos dado cuenta.